sábado, 17 de septiembre de 2016

Con "O" de oración

La oración es el arma más poderosa que tenemos como cristianos y la menos usada, un área tan difícil de ejercitar en mí, termino el día y no dependí de Dios en mis actividades diarias.

Son las 5:00 am, me levanto de prisa porque mi esposo se va a trabajar, enseguida despierto a mis hijos, preparo desayunos y los llevo a las escuelas, 4 recorridos en la mañana, paso por el mercado si me falto algo para preparar la comida, más algunos pagos por hacer pendientes, al regresar a casa me espera la limpieza, ropa, trastes, tender camas, etc. Cuando menos lo espero ya tengo que recoger a mis hijos, y realizar las actividades de tareas y deporte junto a ellos. Mi esposo llega a casa (de mis momentos favoritos del día) a esta hora me encuentro ya cansada, preparando hijos para el baño e ir a descansar.

Mi día lo comencé mal, no aplique en mi día la oración continua, por lo tanto, no dependí de Dios en mis actividades diarias. ¿Te ha pasado, soy la única?

Confieso que mi día lo termino pidiendo perdón a Dios por no depender de Él. Por el contrario, cuando ejercito la oración y la hago mi prioridad, mi día es diferente, ¡claro que sí! Mi vida y lo que haga tiene un sentido de dirección, y dependencia de Dios.



Efesios 6:18 Nos insta a orar en todo tiempo, desarrollando una relación estrecha con nuestro Padre que se pueda mantener a través de la oración frecuente, el estudio de la Biblia, y una vida cristiana que nos permita presentarnos en cualquier momento ante él. 

Con toda oración y suplica “una solicitud o petición especial a Dios”.
También nuestras confesiones, clamando, incluyendo nuestras acciones de gracias. Dependiendo del Espíritu Santo, buscando su dirección.

El espíritu Santo siempre intercede por nosotros ya que muchas veces no sabemos cómo pedir, pero Dios conoce nuestro corazón. Romanos 8:26-27.

26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.
27 Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

Orando continuamente sin cesar, estando atentos sin desmayar, intercediendo por otros, tu familia, amigos, misioneros, iglesia, enfermo. Y por nosotras mismas.  El resultado a nuestras oraciones siempre dependerá de Dios. Confía en su plan perfecto y su soberanía.

¿Cómo poner en practica la oración continua?

1.     Ten un tiempo de Oración antes que todos se levanten.

2.     Pega peticiones especiales, fotos de aquellos por los que estarás intercediendo diariamente en un lugar visible (yo los pongo en algún lugar en la cocina)

3.     Comienza con un diario de oración personal, pon fecha de tus peticiones y cuando fueron contestadas. Me encontré algunas ideas  de como tener un planificador aquí, podrás adaptarlo a tus necesidades.
http://helipapeles.blogspot.mx/2015/08/planificador-semanal-completo-para.html

Una linda libreta personalizada:


Algunas hojas para organizar tu diario de oración y tu dia:



4.    Realiza un frasco con peticiones cortas para que participen tus hijos. o unas tarjetas diarias.




5.     Realiza un diario de oración con tus hijos.






6.     Memoriza versículos sobre la oración.

7.     Oren continuamente (oro con mis hijos en el carro antes de dejarlos en la escuela) Por la noche antes de dormir y contarnos todo lo que nos pasó en el día.
8.     Oren por un misionero con familia, permite que tus hijos sepan de ellos, de donde son, cuantos años tienen y cuáles son sus necesidades, pueden escribir una carta para el misionero.


9.     Persevera, no desmayes, confía en el tiempo y respuesta de Dios.

Lizy aprendiendo a ser mamá