martes, 27 de enero de 2015

Valoro a mis padres Éx 20:12

                                                                              


¿Sabes tú que significa la palabra Honra? Es dar un valor y prestar atención. Es una acción continua.
Cuando la Biblia dice en Éxodo 20:12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da. Te esta diciendo a ti hijo que debes hacer dos cosas: Valorar a tus padres y prestarles atención.

¿Cuándo? Siempre, constantemente.

¿Cómo?:

·        Honra a tu padre y a tu madre incluye estimarlos (lo que se demuestra con nuestra conducta).
·        Obediencia a sus mandatos. (los niños y jóvenes deben ser guiados por sus padres en amor conforme los principios establecidos por Dios.) ir cuando los llamen, ir donde nos envíen, hacer lo que nos pidan, refrenarse de lo que les prohíban.
·        Con una actitud correcta, no renegando, ni cuestionando. De Una forma alegre sabiendo que obedecer es bueno para ellos y agrada a Dios y por supuesto a sus padres.
·        Los Padres somos los representantes inmediatos del Señor para los niños.
·        Da valor igual a tu padre y madre.
·        Es el único mandamiento con promesa (para que tus días se alarguen en la tierra)


Siempre lean en familia primero el capitulo de Éxodo 20:1-17. Después enfócate en el mandamiento correspondiente. En este caso Éxodo 20:12 mandamiento 5.Pregunta a tus hijos que entienden por la palabra honra. Si no saben que es, puedes explicarlo y dar algún ejemplo.
Memoriza con tus hijos este versículo.

Comparto contigo algunos cortos puedes usar el que te guste de acuerdo a la edad de tus hijos.


                                          


                                         


                                          








domingo, 25 de enero de 2015

Para Vivir bien (Honra a tu Padre y a tu Madre)

Para vivir bien
{Honrando a tus padres}




         Hace 3 meses falleció mi padre ya entrado en años, 45 días después murió mi madre y una pregunta e inquietud tuve durante mucho tiempo ¿los he honrado como Dios me pide que lo haga?


         Era algo que en verdad me quitaba el sueño, sentía una desesperación por hacer lo correcto con ellos y honrarlos en verdad, recordaba instantes en los que pensaba “pude y debí no haber dicho eso” “hubiera obedecido esa noche” “¿por qué no callaba cuando estaba enojada’” y era tal mi angustia por estar deshonrando a mis padres que un día corrí a su hogar, llegué sola hablar con mi padre y con mi madre, tenía y debía sacar eso de mi pues me estaba atormentando.


         Recuerdo que con llanto le pedí perdón a cada uno por haberlos deshonrado tanto tiempo, mi padre interrumpió y me dijo: nunca me has deshonrado, tu amor cubre todo eso y yo solo me acuerdo de lo bueno. Si, hoy sigo llorando cuando lo recuerdo y te confieso que aunque lo agradecí, sabía que mi padre y mi madre ya me habían perdonado toda deshonra, y es que uno pudiera pensar que el honrarles es algo complicado o por el contrario, que la deshonra es algo sumamente grave y no cualquiera lo hace; no, la deshonra y la honra son  cosas que hacemos muy a menudo y podríamos no darnos cuenta.




Honra: Demostración de aprecio que se hace a una persona reconociendo su virtud y su mérito.


La Palabra de Dios nos muestra el primer mandamiento con promesa y es precisamente acerca de la honra a los padres.




Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa;
para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.

Efesios 6:2-3



Para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra… ¿sólo por honrarles? Eso dice la palabra de Dios, la pregunta que he escuchado más de una vez:

¿Y si fueron malos padres conmigo?

La Biblia no dice hónralos si acaso fueron buenos contigo, dice Honra a tu padre y a tu madre  por ser quienes son, por ser el canal por el cual Dios te ha traído a este mundo con un propósito, por ser quienes cuidaron de ti al nacer, porque si vemos las cosas fríamente, si nuestra madre no nos hubiera alimentado de bebés estaríamos muertas, si nuestro padre no se hubiera preocupado por llevar alimento y vestido al hogar  nuestra historia sería diferente.


Probablemente tu historia sea diferente y tus padres te abandonaron y te cuidó una tía, honra a tus padres a pesar de ello y honra a tu tía que fungió con ese papel; eres adoptada, honra a los padres que buscaron tenerte, o a tus abuelos que te criaron cuando tus padres se olvidaron de ti, tal vez sufriste de abusos por parte de ellos, tú cumple con honrarles  perdónales y ora por ellos, mira al final todos daremos cuenta por nuestros actos, tú obedece a Dios y hónrales …  honra  a los padres y a quienes toman ese papel para que el día de hoy tú estés aquí y ahora cumpliendo sueños, buscando ser mejor, superando obstáculos, viviendo.


         Todos debemos honrar a quienes nos criaron, y pensar en ellos para bendecirlos; ve,  honra y bendice a tus padres hoy que los tienes.


La honra va más allá de lo que pudiéramos darles de manera monetaria o material, la honra es darles el reconocimiento por lo que hacen, por lo que son, nosotros no los elegimos para que fueran nuestros padres, fue Dios quien lo hizo ¿quién mejor que Él?



¿Cómo los puedo honrar?



1.      Se agradecida con ellos.- Todo el tiempo, dales las gracias porque son tus padres, por el cuidado que tuvieron contigo toda tu vida, por los regaños que impidieron que salieras y no te accidentaras, por instruirte en el amor a Dios, por esas risas interminables al cantar, agradéceles por la noche que corrieron a ese novio que no te convenía, por las noches en vela cuando tu enfermabas, por el arroz con leche que te hacía cuando estaba feliz, agradece por todo lo que hicieron de ti la mujer quien eres hoy.


2.      Tenlos presentes en tus gastos.- así como separas determinado dinero para vacaciones, separa e invierte en ellos, es una manera de regresarles lo mucho que nos dieron, no importa si ellos no tienen necesidad financiera, es un principio de honra, ayuda a tus padres con lo que puedas, tal vez no sea dinero pero si tiempo, alimento. Invierte en ellos.


3.      Respeta su mundo y su ritmo.- recuerdo como mi padre le tenía pavor a usar los cajeros automáticos, un día le pregunté por qué y me dijo “tengo miedo de no saber usarlo” para ti y para mi es común usar las herramientas tecnológicas, para ellos puede ser algo abrumador, hagamos su vida un poco más sencilla en un mundo completamente diferente al que vieron cuando niños.


4.      Tenles paciencia.- se perfecto la desesperación que se tiene como hijos ver a tus padres con limitaciones físicas,  el tener que cuidarlos como si fueran niños o bebés, pero recordemos que nuestra vida comenzó exactamente así, ellos cuidando nuestras limitaciones y lo hicieron lo mejor que pudieron y hoy seguimos aquí.

5.      Sé su porrista.- Todas las mujeres vemos a nuestro padre como nuestro súper héroe díselo, haz que lo sepa, hazle saber que eres la mujer quien eres por la protección que te dio siempre; hazle saber a tu madre lo orgullosa que estás de haber tejido con ella todas las tardes, hónrala haciéndole saber que admiras su esfuerzo y sus fuerzas para soportar los golpes de la vida.


6.      Dales tiempo de calidad.- que ellos sientan lo valorados que son, llámales, envíales una tarjeta, visítalos. El tiempo que estés con ellos no les reclames nada, no les regañes ni les hagas sentir mal, ámalos por el simple hecho de ser tus padres.


7.      Pídeles su Bendición para ti y tu descendencia.- Hazles saber que anhelas y aprecias el que te bendiga y a tus hijos también, dales esa importancia por ser tus padres y diles lo agradecida que estás por sus enseñanzas y su amor.


8.      Ámalos.- Ríete de sus chistes, abrázalos, bésalos, haz todo lo que se te venga a la mente por hacerlos sonreír, que ellos sepan que no hay nadie más en el mundo que pudieran ser mejores padres para ti.


9.      Llámalos.- Escúchalos, llámales sólo por conversar con ellos, por hacerlos sentirse amados y extrañados, graba su voz, pasa tiempo escuchando sus historias y graba todo cuanto puedas en tu corazón.




Hoy a la distancia me doy cuenta que tuve unos padres excepcionales, más que honrarles por lo que me dieron los honro por ser quienes fueron, no permitas que pase más tiempo sin hablarles, sin visitarles, sin perdonarles. Hónrales, llegará un día en el que al teléfono dejes de escuchar su voz, llegarás a una casa vacía y querrás regresar el tiempo solo para decirle: “Si, tenías razón” no dejes las cosas inconclusas, llama, ama, perdona, honra.


Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro del anciano,
y de tu Dios tendrás temor. Yo Jehová.

Levítico 19:32






Renovada en Su Gracia




jueves, 22 de enero de 2015

blogueras Cristianas


Dios ha sido fiel en este primer año, cuantas cosas pasaron por mi mente cuando comencé con esta aventura y solo puedo decir EBENEZER (hasta aquí nos ayudo Jehová) gracias Dios por este año en el que he podido ver tu fidelidad y tu amor tan grande. Estoy sumamente agradecida por lo que estas haciendo, gracias Papito. A ti sea toda la Gloria.

Dad a Jehová la gloria debida a su nombre;
Adorad a Jehová en la hermosura
de la santidad.
Sal.29:2
En esta celebración se encuentran UNIDAS POR TI
Una de las bendiciones que recibí fue conocer a cada una de ellas con el único motivo Jesús.
Blogueras Cristianas
Gracias por compartir con nosotros en este año.







Mujer de Fuerza y Honor


Viajando de Paso



¡Te imaginas! Estoy feliz de que ellas estén en este espacio, tenemos una fiesta virtual y queremos que disfrutes de cada tema que ellas nos regalan, solo da clic en cada imagen y te llevara a su articulo. ¡todo sobre el rol de madre e hijos!

glosario
  • Mamas a la manera de Dios (El viaje de una mujer)
  • 20 cosas que nos delatan como mamá mariscal de campo (Soy Mujer de Valor)
  • ¿Te gusta ser mujer, mamá? (10 minutos con Dios)
  • No pierdas la capacidad de asombro (Vida Victoriosa)
  • El ABC en la crianza de nuestros niños.(Tutti frutti)
  • Planificador de lecciones (De los tales)
  • El madamiento que tenemos como madres (Mujer de fuerza y Honor)
  • Buscando regalos para mamá (Una Aventura en 3D)
  • La trampa de las expectativas (Con Visión de Hogar)
  • Ser mamá a los cincuenta (Viajando de Paso)
  • 9 promesas de Dios para tus hijos (Mujer, vida, mamá)
  • Transformo (En su camino)
Gracias por este hermoso año EBENEZER. 
con cariño LIZY aprendiendo a ser mamá


miércoles, 21 de enero de 2015

Un día mas con Dios

Te has preguntado ¿Porque se descansa los fines de semana?  ¿Sabias que el pueblo de Dios trabajaba muchos días sin parar? El pueblo de Dios trabajaba para los Egipcios por muchos, muchos años.....cuando Dios los saca de ese lugar los lleva a un monte el monte Sinaí donde acamparon.

Recuerdan que Dios les había dado las tablas de la ley donde estaban escritos los mandamientos.

En el mandamiento numero cuatro Dios le pide al pueblo de Israel hacer un alto de sus labores.Éxodo 20:8-11. ellos trabajaron tanto en un lugar que tenían muchos dioses, el pueblo de Dios había olvidado que era descansar. También había olvidado pensar y alabar mas a Dios.

Pues en seis días el Señor hizo los cielos, la tierra, el, mar, y todo lo que hay en ellos; pero el séptimo día descansó. Por eso el Señor bendijo el día de descanso y lo apartó como un día santo. 
Éx.20:11ntv.


Cuando estas en la escuela, piensas en lo que tu maestro te explica y haces tus tareas diarias cuando llegas a casa.,pero sabes que el fin de semana sera diferente ¿Por qué es diferente? Permitir que los niños contesten.

Dios quiere que cuando estemos en descanso tengamos un corazón agradecido por todo lo que él hace por nosotros.
También que como familia podamos orar juntos y leer la Biblia juntos.
Asistir a la iglesia y adorar a Dios.
El día de descanso Dios lo pensó para que fuera un día especial.
Todos los días son importantes porque Dios es el dueño de nuestra vida y tiempo, cada día debemos pensar en agradarlo.
Puedes escribir en tu hoja que aprendiste hoy Hoja devocional los 10 mandamientos No olvides leer Éxodo 20:1-11


Repasemos los mandamientos


Ahora repasemos con unas tarjetas  de Ana Capurro
Gracias Ana capurro por las tarjetas y juegos


domingo, 18 de enero de 2015

El día de descanso mandamiento4

Guarda el día de reposo
Acuérdate de guardar el día de descanso al mantenerlo santo. Tienes seis días en la semana para hacer tu trabajo habitual, pero el séptimo día de descanso está dedicado al Señor tu Dios. Éxodo 20:89ª.
El día de reposo fue dado a la nación de Israel en una forma muy excepcional, fue establecido con algunos propósitos.
1.      Que el pueblo de Israel descansar de sus labores.
2.      Recordar a todo Israel que Dios es el creador del cielo y la tierra.
3.      Dios quiere una relación personal con el hombre.
4.      Su gran misericordia al liberarlos de la esclavitud de los egipcios.

Los Israelitas habían de observar el día de reposo (significa cesación o descanso) refrenándose de las tareas diarias a fin de disfrutar y recordar las bendiciones de Dios.

Las personas en sus jornadas laborales tienen un sistema de 6 días de trabajo con un día de descanso. Mi esposo estuvo trabajando por 2 años sin descanso alguno, era un cansancio físico, emocional y espiritual, como anhelamos el día de descanso.Pienso entonces en el pueblo de Israel trabando sin parar por tantos años.
Lo que quiero compartir hoy es centrarnos en lo que podemos o hacemos en nuestro día de descanso. 
Cuando pensamos en el trabajo pensamos en como este suple nuestras necesidades físicas. No pensamos en el trabajo como una bendición de Dios (en muchas ocasiones) Pero cuando somos consientes de que nuestro sustento viene de parte de Dios por medio del trabajo tomaremos con mas respeto el día de descanso.

Un día de reposo con Dios.
Israel acababa de pasar 40 años en esclavitud en Egipto, ellos no podían adorar a Dios, al momento que Dios los liberó ellos habían olvidado algunos preceptos. Por ello dice el versículo: Acuérdate del día de reposo.

¿Qué hago en el día de descanso? 
Paso un tiempo con Dios, por lo regular estoy a la carrera toda la semana pero llega el fin de semana y puedo hacer un alto para meditar en toda la bondad de Dios en mi vida fuera de la rutina (no estoy diciendo que solo este día se tenga un tiempo con Dios, sino mas bien puedes disfrutar de mas tiempo)

El Salmo 103:2 dice:
Que todo lo que soy alabe al Señor;
Que nunca olvide todas las cosas buenas que hace por mí.
Te invito a ser una pequeña lista, escribe en ella todos los beneficios que tuviste en la semana. Así practicaras la gratitud.

Asiste a tu iglesia. La iglesia es un lugar donde podrás alabar y adorar a Dios junto a más personas y meditar en su palabra. El oír la palabra de Dios trae grandes beneficios a nuestra vida espiritual.

Col. 3:16 dice:
Que el mensaje de Cristo, con toda su riqueza llene sus vidas. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que el da. Canten salmos e himnos y canciones espirituales a Dios con un corazón agradecido.

Por tanto, el Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo Marcos 2:28.
Jesús es dueño de nuestros días, nuestro tiempo le pertenece a él, Si le queremos agradar le daremos no solo un día a la semana sino toda la semana. Recordemos el trabajo como una generosa provisión de parte de Dios. Y el descanso como una oportunidad para ser agradecidos por todos los beneficios recibidos en un momento de quietud.

Bendice a tu esposa(o), Hijos, reunidos como familia.
El varón puede recitar a su esposa Proverbios 31:10-30 para bendecirla.
La esposa en forma de bendición recita el Salmo 1 a su esposo.
El esposo lee la siguiente bendición para sus hijos. El Señor te bendiga y te guarde;
El Señor haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; El Señor alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. Núm. 6:24:27






Lizy aprendiendo a ser mamá






miércoles, 14 de enero de 2015

Un nombre muy especial. mandamiento 3

¡Un nombre muy especial!

Éxodo 20:7


¿Te parecen conocidas estas situaciones?

“Es cierto que me van a comprar una bicicleta nueva… ¿No me creéis? ¡Te lo juro por Dios!”

 “Por Dios… ¡estos niños no se quedan quietos!”

Estas personas están mencionando a Dios en sus palabras, pero sin tenerlo en cuenta realmente. Están usando el nombre de Dios sin sentido, en vano. ¿Qué pensará Dios cuando esto sucede?
Mira lo que dice el tercero de los diez mandamientos: “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano…” (Éxodo 20:7)


A Dios no le agrada que su nombre sea usado en cualquier situación. Nos da una orden y nos dice que no lo hagamos!
¿Qué espera Dios que hagas con su nombre? Él mismo te lo dice en la Biblia…
v  “Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová, será salvo…” Joel 2:32
Dios quiere que lo primero que hagas con su nombre es decirlo para poder recibir el maravilloso regalo que tiene para ti que es la salvación. Él espera que le digas “Dios quiero que tú seas mi amigo, quiero que seas mi Señor…”
v  “…yo te he puesto… para que mi nombre sea anunciado en toda la tierra.” Éxodo 9:16
Dios quiere que hables de él en todo lugar que vayas. Que utilices su nombre para contarle a tus amigos lo mucho que él los ama y el plan precioso que tiene para ellos.

v  “…alabadle, bendecid su nombre.” Salmo 100:4
Dios quiere que al pronunciar su nombre, lo alabes, reconozcas todas las cosas que te dio, las que hizo por vos, reconozcas lo bueno que es contigo.

v  “Nuestro socorro está en el nombre de Jehová…” Salmo 124:8
Dios quiere que uses su nombre cuando necesites su ayuda. Cuando tengas un problema, cuando tengas miedo, cuando no sepas qué hacer… dile “Dios mío, ayúdame”
Dios es el Creador de todas las cosas, incluído tú. Es Santo, no podemos encontrar en él nada malo. Es perfecto, nunca se equivoca. Es fiel, cumple todo lo que promete. Es amor, te ama más allá de lo que puedas imaginar y a pesar de los errores que puedas cometer. Es bueno, siempre quiere lo mejor para ti. Es todo esto y mucho más. ¿No tendrá mucho valor su nombre? ¡Es un nombre especial!... que se merece que sea usado como él espera.

Cuando abras tu boca para hablar y el nombre de Dios vaya a salir de ahí… piensa… ¿Dios se va a alegrar cuando yo diga su nombre? Utiliza su nombre para recibir el precioso regalo de la salvación, para contarle a otros de él, para darle gracias, para reconocer todo lo que hizo por vos, para buscar su ayuda y protección. Utiliza su nombre para que él se agrade al escucharlo.

Gracias a Una aventura en 3D por la elaboración de este devocional de Ana Laura Bello.

Te añado algunas ideas para trabajar con los 10 mandamientos



Te parece realizar este caminito solo que en cada señalamiento le podemos poner estas imágenes





domingo, 11 de enero de 2015

No tomarás el nombre de Dios en Vano


NO TOMARÁS EL NOMBRE DE DIOS EN VANO
Breve explicación:
El tercer mandamiento de la Ley de Dios es: "No tomarás el nombre de Dios en vano." Dios es nuestro Creador, nuestro Dueño y Señor. A Él debemos amor, reverencia y respeto.
Si las personas nos exigen que las tratemos con el debido respeto, con muchísima más razón nos exige Dios que su nombre sea pronunciado con respeto. Hay muchas personas que de su boca salen alabanzas al Señor. Su boca se parece a un panal de miel en honor de Dios. Sin embargo, hay otras muchas personas que toman el nombre de Dios sin la debida reverencia.
Pero lo más horrendo del hombre es que, su lengua la use para injuriar y blasfemar el santo nombre de Dios. La blasfemia es un horrendo pecado mortal.
El tercer mandamiento trata también del juramento. Jurar es poner a Dios por testigo de lo que decimos y prometemos.
Cuando juramos con verdad y necesidad, el juramento es bueno Pero jurar con mentira es pecado mortal.
Porque es poner a Dios por testigo de nuestra mentira. Jurar con justicia es también poner a Dios por testigo de que se cumplirá lo prometido en una cosa buena.

 Aplicación/Transferencia a la vida:

José, muchacho de quince años, era obrero electricista. Toda su ilusión era hacerse obrero especialista en electricidad, y además ser hombre de provecho. Trabajaba en un taller, pero ¡qué distinto era el ambiente donde él trabajaba con relación al que había tenido cuando estudiaba en el Patronato!
A pesar de sus solos quince años no era un muchacho que se acobardaba; al contrario, era prudente, pero decidido, audaz. Muy cerca de él trabajaba otro muchacho, Román, joven de veinte años. Tipo guapo, engreído, insultaba a todos y con todos se metía, pero especialmente lo hacía con José. Sabía que éste era un muchacho formal, recto y cristiano. Siempre que encontraba ocasión le hería con palabras mordaces. José comprendía que Román más que un par de bofetadas necesitaba amor y educación. Por eso le aguantaba sus burlas y palabras groseras.
Un día, Román lanzó una blasfemia contra Dios por algo que le había salido mal y porque además estaba José delante y podía molestarle. Pero nada más pronunciar Román la blasfemia, José le dio una bofetada; se enredaron a puñetazos. Al fin los separaron. Se enteró el director de la empresa de lo ocurrido y llamó a los jóvenes a su despacho. Cuando subían al despacho del director José pensaba que si declaraba que la riña había sido por causa de una blasfemia dicha por Román éste sería despedido de la empresa o se le impondría un fuerte castigo. Y Román tenía madre viuda, a quien él sostenía con su trabajo. Y José formó el propósito de callar para no perjudicar a su compañero.
El director era un hombre enérgico y recto. Descalificó su proceder y les preguntó: "¿Quién empezó?". José guardó silencio. Román entonces se atrevió a decir: "Me pegó en la cara y no pude tolerarle". El director juzgó, por el silencio de José, que éste era el culpable.
Cuando José salía del taller le llamó aparte el encargado y le dijo: "Estás tres días suspendido de trabajo y sueldo."
Cuando al día siguiente Román llegó al taller y vio el puesto de José vacío se dio cuenta de su mal comportamiento y reconoció que José era un valiente en salir en defensa del honor de Dios. Comprendió que, de haber hablado José, el despedido hubiera sido él. Román tenía remordimientos. Fue donde el encargado y le preguntó qué castigo le había impuesto a José. El encargado le dijo que estaba suspendido tres días sin trabajo.
Cumplido el castigo, Román esperaba en la puerta del taller. Cuando vio venir a José a reintegrarse a su puesto se le adelantó y, entre avergonzado y conmovido, le pidió perdón. José quedó emocionado ante la sinceridad y humildad de Román, le dio la mano y apretándola con fuerza dijo: "No pienses en aquello. Todo está olvidado."
Román siempre recordó aquella sublime lección de aquel muchacho tan valiente de quince años. Desde entonces jamás volvió a blasfemar y fue para él un buen compañero.

Nuestro proceder (conducta):
Cuando oiga una blasfemia, reprenderé con dulzura al blasfemo.


•.¸¸•´¯`•.¸¸. Patricia  .¸¸•´¯`•.¸¸.•